Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información
IDIOMA
COLABORA | ACCEDER
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. "Leer más." Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK
noticias
Praia de Subiglesias
Publicado por

LAS FOTOS DE PACO DA LUZ

La galería fotográfica del Museo Marea se amplía considerablemente con una selección de varias docenas de tomas de Paco da Luz, donadas por su viuda Carmen Pouso García, para todos Carmen de Alcira. El hombre con quien compartió más de media vida se llamaba Juan Francisco Hernando Nieto y había nacido en 1926. Era el tercero de los hijos de los sorianos Teodora Nieto Fernández y Emilio Hernando Fresno. Este, carabinero establecido en Porto do Son en 1935, sería rehabilitado tras sufrir cárcel por su fidelidad a la República. Desde que en tiempos de aquel régimen político, Jesús Ces cerrara su negocio, Porto do Son carecía de oferta de fotografía. A principios de los años 50, Paco, aficionado a este arte, siendo empleado de Correos comenzó a trabajar por encargo para el estudio de Quintana en A Pobra do Caramiñal. La gran mayoría de las fotos hechas en el Son por esa época que llevan el sello de dicho establecimiento donde fueron reveladas, son de Paco da Luz, apodo que recibió por cobrar los recibos de la empresa eléctrica de don Juan González. Pocos recuerdan que hace más de medio siglo, un joven alto, risueño y con gafas, se ponía detrás del objetivo con motivo de concurridas procesiones, de una sonada botadura de un barco de la fasquía de los Sendia, para retratar a grupos disfrazados en Carnaval o comiendo en las romerías de Magdalena, San Caetano, A Fontiña, la Balbanera… y, no podía faltar, en la del Loreto. Delante de su cámara también posaron su Carmiña y amigas en la costura, y varios equipos sonenses de fútbol aficionado en el campo de Santa Irene. Así fue hasta la apertura del estudio Foto Roque en Porto do Son a mediados de la década de 1950. Gracias a Paco da Luz, por ayudarnos a vencer la oscuridad del olvido. Y gracias a su querida mujer por abrirnos una mañana de primavera una caja de cartón llena de imágenes dormidas.